Productos de conveniencia

Dentro del amplio espectro de los bienes de consumo existe una categoría que recibe el nombre de ‘productos de conveniencia‘. Estos bienes de uso habitual son aquellos que se adquieren de manera regular y que por lo general no demandan demasiado tiempo de decisión por parte del comprador.

En México el número de establecimientos en los que se pueden comprar este tipo de productos se ha incrementado notablemente durante los últimos años. Pero la proliferación de las tiendas de conveniencia no es un fenómeno aislado sino una tendencia internacional que está determinando el ritmo de crecimiento del mercado de los bienes de consumo.

Características de los productos de conveniencia

Los productos de conveniencia se engloban en el grupo de los denominados ‘bienes de consumo destructivo’. Reciben este nombre porque se trata de productos perecederos que o se consumen (como los alimentos) o se agotan al cabo de un corto período de tiempo (como los productos de higiene personal).

A su vez, dentro de los bienes de conveniencia es posible hacer una distinción entre:

1. Bienes corrientes

Son todos aquellos que los usuarios compran de manera regular y se consumen a diario. Algunos de los ejemplos de productos de conveniencia más comunes en esta categoría son el pan, la leche o la pasta de dientes.
En las tiendas de conveniencia estos bienes se ordenan por secciones que son comunes en todos los establecimientos, una característica que facilita notablemente su adquisición.

2. Bienes de emergencia

Se adquieren únicamente cuando se produce un incidente. Estas situaciones inesperadas pueden estar provocadas por un cambio repentino en las condiciones meteorológicas (como adquirir un paraguas porque acaba de empezar a llover con fuerza), un despiste (olvidar la linterna en casa cuando se sale de ruta) o una situación totalmente imprevista (que se estropee la luz de uno de los faros del auto).

3. Bienes de impulso

Los ejemplos de productos de conveniencia dentro de esta categoría son tan abundantes como populares. En resumen, son todos aquellos bienes que no responden ni a una necesidad ni a una emergencia sino al capricho de comprarlos.

Desde unos caramelos hasta un helado, una traba para el pelo o un esmalte de uñas, ninguno de estos productos resulta determinante para poder continuar con nuestras rutinas diarias. Suelen estar junto a la caja de pago porque es el momento de mayor debilidad del comprador.

Por último, y en función del grado de conocimiento que el consumidor tiene del producto, los bienes de consumo se pueden dividir en otros dos grupos:

  • Productos de referencia: el consumidor adquiere el producto porque conoce la marca y le gusta.
  • Productos no buscados: el consumidor no conoce la marca lo suficiente como para buscarla y decidirse por su compra frente a otras opciones.

¿Dónde puedes adquirir tus productos de conveniencia en México?

México ocupa la onceava posición en el ranking internacional del mercado de tiendas de conveniencia, por lo que no te resultará complicado encontrar muy cerca de tu ubicación un establecimiento en el que adquirir los bienes a los que nos referíamos anteriormente.

El panorama actual de las tiendas de conveniencia en México está dominado por cinco grandes franquicias, siendo la primera de ellas (Oxxo) una de las más importantes del país con casi 11.000 establecimientos repartidos por todo el territorio nacional.

1. Oxxo (10.711 tiendas).
2. 7-Eleven (1.534 tiendas).
3. Extra (711 tiendas).
4. Mambo (154 tiendas).
5. Círculo K (98 tiendas, aunque la franquicia ha adquirido los establecimientos de la cadena Extra).

(Fuente: consultora Euromonitor, 2014)

Comparte tu opinión con los demás