Una tienda de conveniencia es mucho más que una inversión empresarial. Es el formato de pequeño negocio que mayor crecimiento ha experimentado en el mercado mexicano. Con poco dinero, un buen equipo y trabajo constante, este puede convertirse en un negocio sólido y en una interesante opción para invertir su capital.

Teniendo en cuenta las directrices que está tomando actualmente el mercado mexicano, ahora es el mejor momento de lanzarse a esta aventura sin asumir demasiados riesgos. A continuación le presentamos las claves para entender el auge de este mercado y lograr que el esfuerzo y la dedicación le reporten considerables beneficios.

¿Qué es una tienda de conveniencia?

que son las Tiendas de Conveniencia

Cuando se habla de ‘tiendas de conveniencia’ se está haciendo mención a un tipo de establecimiento que por lo general cumple con la mayoría de las siguientes condiciones:

  • Es un negocio cuya superficie total es inferior a los 500 m2.
  • Tienen un amplio margen de apertura (normalmente, todos los días del año y durante al menos 18 horas al día, cuando no son tiendas de horario ininterrumpido durante 24 horas).
  • Ofrecen un número limitado de productos (fundamentalmente comida, bebida y productos de higiene) que a pesar de no abarcar un catálogo tan amplio como el de las tiendas de autoservicio tradicionales cubren las necesidades básicas de los consumidores.
  • Están ubicadas en puntos estratégicos de la ciudad (el centro, las estaciones de autobuses y trenes) o áreas de servicio en ruta.
  • Los precios pueden resultar un poco superiores al de otros establecimientos de carácter local (algo que se justifica con el carácter más selectivo de su oferta y sus amplios horarios de apertura).

Las tiendas de conveniencia en México

Según el Censo Económico 2014 las tiendas departamentales y de conveniencia en México crecieron un 8,1% durante dicho año, una tendencia que ha continuado al alza durante 2015 y que previsiblemente se mantendrá no solo en 2016 sino en los próximos años.

En la última década 5 firmas se han consolidado en el mercado mexicano de las tiendas departamentales y tiendas de conveniencia:

  1. Oxxo.
  2. 7-Eleven.
  3. Extra.
  4. Círculo K.
  5. Mambo.

Como poner una Tienda de Conveniencia

Algunas de estas marcas operan en calidad de franquicia. Es decir, a cambio de una inversión de capital, la compañía autoriza a otra persona a utilizar su nombre y su imagen para poner en marcha un negocio que, salvo estos matices contractuales y estéticos, funciona como cualquier otra tienda. En cambio, otras empresas como Oxxo y Seven Eleven no ofrecen franquicias al público, por el contrario abren sus propios establecimientos y posteriormente buscan personas que los lideren y los sigan administrando.

Convertirse en líder de una de estas tiendas o adquirir franquicias no es complicado. Aunque cada firma tiene sus condiciones particulares a la hora de admitir a nuevos franquiciados, los requisitos suelen ser bastante similares:

  • Realizar un depósito de capital (en torno a los 15.000 pesos).
  • Tener un avalista capaz de respaldar la inversión con pagarés de entre 30.000 y 50.000 pesos (alrededor de 5 pagarés).
  • Disponer del local adecuado para la apertura de la tienda.
  • Contar con un equipo humano de confianza con el que sacar adelante el negocio (entre 2 y 5 empleados).

Te recomendamos ir a la página específica de cada tienda de conveniencia para que te informes sobre los requisitos para administrar una tienda o para adquirir una franquicia.

¿Por qué se han popularizado tanto?

Las ventas que este tipo de tiendas están generando en México han elevado al país a la onceava posición en el ranking de los 15 países con los mercados más grandes de este sector, a la altura de economías tan sólidas como la de Estados Unidos, Reino Unido o Finlandia.

Se trata por lo tanto de un modelo de negocio con gran proyección que ya supera notablemente el de otras fórmulas tradicionales como el de las misceláneas. Sin embargo, un análisis más exhaustivo del auge de este tipo de tiendas pondría de manifiesto que probablemente se trata de la evolución lógica y natural de una forma de autoempleo cómoda, viable y con ciertas garantías de estabilidad.

Las tiendas de conveniencia que pelean el mercado mexicano

Fuente de la imagen: razon.com.mx

En México existen actualmente alrededor de 14.000 tiendas de conveniencia y departamentales y aunque su proliferación no ha impedido que se sigan dando de alta tienditas tradicionales, lo cierto es que han acaparado gran parte del sector de la venta de comida y bebida en el país.

Las cifras son reveladoras: desde 2009 hasta la actualidad estas tiendas han tenido un crecimiento de casi el 57%, una cifra que demuestra en gran medida que son cada vez más los mexicanos que optan por esta vía como un modelo próspero tanto de negocio como de vida.

Las tiendas de conveniencia y las tienditas tradicionales

A simple vista podría parecer que el tipo de tiendas sobre el que hemos ido profundizando en este artículo se encuentra en las antípodas del concepto de tienditas tradicionales.
Sin embargo, hay aspectos definitorios que comparten ambos tipos de negocio y si ha decidido que quiere dedicarse profesionalmente a esta actividad, perfectamente podría desarrollar su proyecto de negocio en cualquiera de las dos modalidades.

La decisión de montar uno u otro negocio debería tomarla tras reflexionar sobre algunas de las siguientes cuestiones:

  • El capital humano y financiero que tiene para invertir.
  • La proyección y el alcance de su idea de negocio.
  • Las posibilidades de adaptar su negocio al denominado ‘consumo electrónico’ (nuevas fórmulas de pago digitales).
  • La ubicación física del negocio.

Obviamente, cada modalidad entraña sus propias complicaciones, pero el formato de negocio franquiciado en las tiendas de conveniencia siempre ofrece cierto respaldo y seguridad que no puede garantizar las tienditas tradicionales.

Por poner algunos ejemplos particularmente característicos en la comparación de ambas modalidades de negocio, es de destacar que las cuestiones logísticas, tecnológicas, decorativas y en algunos casos (según el tipo de contrato) de suministros e inventario de una franquicia están cubiertas por la compañía. De esta manera el franquiciado dispone de servicios de asistencia profesionales y experimentados de los que no dispondría en su condición de empresario autónomo.